Martes 19 de septiembre del 2017

Gestión / 2017-09-12 16:22:04

Síguenos en:

Estatuto de los administrativos sigue materializándose

El Estatuto permite ver cómo pensar futuro de los administrativos”,

Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector.

Foto: cortesía Yon Alexánder Salazar Osorio

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

En el 2014, un año después de que se firmara la primera convención colectiva de trabajo entre Asoden y la Universidad de Manizales, se vio la necesidad de construir el Estatuto para el estamento administrativo. El día a día institucional, especialmente en materia de algunos procesos de gestión del talento humano, llevó a la conclusión que era necesario elaborar un complemento que articulara y convirtiera en acciones más claras lo que estaba previsto en la Convención, pues si bien allí se establecían unas bases, era primordial concretar algunos de los planteamientos consignados en aquel acuerdo.

 

Es así como se inicia la construcción de una propuesta estatutaria que regulara las políticas de gestión, administración y desarrollo humano del personal administrativo. En este proyecto participaron Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector; representantes de la División de Desarrollo Humano y de Asoden; así como algunos invitados que, desde su experticia, aportaran en su elaboración.

Quizás no perfecto porque constituye un ejercicio sujeto a mejoras y ajustes, pero es un documento muy valioso”, afirmó Bernal Cardona sobre el Estatuto.

 

De acuerdo con Maximiliano Bernal Cardona, profesional adscrito a la Dirección de Proyección Social y quien participó en la producción de los primeros borradores de la propuesta, uno de los temas más álgidos en las reflexiones que se dieron alrededor del Estatuto, tuvo que ver con el desarrollo del potencial de los administrativos y que, este crecimiento, impactara el desarrollo de la Universidad.

 

Para el año 2016, fecha en la que se da el cambio de las personas que hacían parte de la junta directiva de Asoden, “se entrega un documento iniciado, se aclara que es un tema fundamental y  prioritario y que debía contarse con un equipo dedicado a ello”, afirmó Bernal Cardona.  Se inicia entonces un trabajo más arduo, que en medio de debates y reflexiones, permitió la presentación de la propuesta estatutaria aprobada el 26 de abril del presente año y finalmente publicada y entregada a los administrativos el pasado 15 de agosto.

Javier Alonso Saldarriaga Arango, fue uno de los representantes de Asoden en el proceso de construcción del Estatuto.

 

Javier Alonso Saldarriaga Arango coincide en que el tema más complejo en la construcción estatutaria ha sido el de la promoción y los ascensos, y afirmó que sigue estando sin perfeccionar, ¿la razón?, según él, la promoción, la categorización y los ascensos, debieran estar articulados a la existencia de una planta de personal y ello no se da aún en la Universidad, “si bien se vienen realizando unos avances que considero importantes con el estudio científico del trabajo y otros proyectos, todavía no hay ciertas claridades” expresó Saldarriaga Arango.

“Hay que darle tiempo, la misma implementación del Estatuto nos irá diciendo qué afinaciones habrá que ir realizando a estos lineamientos”, puntualizó Orozco Nieto.

Por su parte, Luis Humberto Orozco Nieto, quien en su momento se vinculó como delegado de la Rectoría en la construcción gracias a la experiencia que había tenido en las primeras propuestas de evaluación de clima y desempeño laboral en la Institución, considera que sería muy pronto para evaluar la funcionalidad y aplicación del Estatuto. Por ejemplo, el de los académicos, que ya tiene mayores niveles de desarrollo, sigue teniendo asuntos pendientes.

 

No obstante, expuso el gran avance que implica una regulación de este tipo en la medida en que se reconoce la carrera administrativa, lo que genera un cambio en la forma de ver a los colaboradores, en razón a que le imprime un carácter dinámico a la labor de este Estamento, porque se reconoce su avance, “sin decir que antes no se reconociera, sólo que es una forma distinta de reconocimiento, desde la posibilidad de construir una universidad y no sólo estar en ella”, puntualizó Orozco Nieto.

 

El lineamiento estatutario contiene, entre otros, elementos relacionados con la selección, la capacitación integral, la evaluación de méritos individuales en el desempeño y los procesos de promoción y ascenso, para estos últimos, el documento considera la creación de un comité que se encargará de estudiar las solicitudes que presente el estamento relacionadas con estos asuntos, conformado por el Rector o su representante, el director de la División de Desarrollo Humano o a quien designe para representarlo y un delegado de los administrativos, este último fue elegido el pasado miércoles 6 de septiembre en reunión convocada por la Rectoría.

Jorge Eisenober Llano García, profesional adscrito a la Secretaría General, fue el empleado elegido por consenso para representar a los administrativos en el Comité.

Foto: Yon Alexánder Salazar Osorio

 

De acuerdo con Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector de la Institución “el Estatuto reconoce lo que cada administrativo hace de manera horizontal (promoción) y podría, sin necesidad de cambiar el rol, avanzar dos niveles más; también propone la posibilidad de transitar verticalmente (ascenso), referido al avance en los grados de la estructura ocupacional”. De igual forma,  expresó la necesidad de ser feliz en el trabajo para que, a través de éste, se avance a la vez que se aporta al desarrollo de la Universidad.