Martes 19 de septiembre del 2017

Proyección Social / 2017-08-25 18:27:08

Síguenos en:

Impotencia y acoso laboral: dos caras de la misma moneda

En los casos de violencia laboral hay una impotencia que nos excede y lleva a que haya una escalada de los abusos en los lugares de trabajo”, expresó Morandi

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

 

A pesar de que el acoso laboral es tan antiguo como la historia del trabajo mismo, sólo hasta hace unas dos décadas este término ha saltado a las páginas de los diarios, las investigaciones y los textos académicos.  En Colombia hace once años, se expidió la Ley 1010 del 2006 y con ella se abrió la posibilidad de darle un tratamiento legal al acoso laboral, convirtiéndose en un dispositivo de carácter normativo que contempla deberes, derechos y sanciones, no sólo para trabajadores, sino también para empleadores.

 

En este contexto, el programa de Psicología de la Universidad de Manizales invitó el miércoles 23 de agosto a Laura Marcela Morandi, profesora de la Usal (Argentina) y miembro de la Red por la Salud Mental de ese país para que compartiera algunas de sus experiencias en el abordaje del acoso laboral. La disertación, que se realizó en el Aula Máxima Javier Calderón Rivera de la Institución, giró alrededor del rol del psicólogo en casos de abuso en escenarios laborales.

 

De acuerdo con la Invitada, en los contextos empresariales y organizacionales en general, prevalecen prácticas de descrédito, desautorización, desigualdad y desestimación, que implican que no sea viable hablar de violencia sino de violencias (en plural) ya que tienen múltiples formas de materializarse en el ámbito del trabajo, lo que lleva a que dichas situaciones se vayan naturalizando y se haga difícil reconocerlas. La Ley 1010 así lo reconoce, es así como describe seis formas de acoso laboral: maltrato, persecución, discriminación, entorpecimiento, inequidad y desprotección, a la vez que deja abierta la posibilidad de que se configuren otras.

Laura Morani2

Hay violencias sutiles, de hecho, la violencia simbólica es una de las expresiones más crueles que se pueden ver en las instituciones”, afirmó la Experta.

 

 

Según Laura Morandi, un componente fundamental en la solución de esta problemática debe focalizarse en la prevención, en tal sentido, todo lo que se haga para potenciar un clima laboral favorable, la reducción de riesgos psicosociales, la generación de condiciones para que las personas puedan expresarse de forma segura y la promoción de una cultura del respeto en las organizaciones, resultan fundamentales.

 

Teniendo esto como referencia, se expuso la importancia de que los profesionales en psicología tengan la preparación suficiente para dar respuesta a los retos que impone el contexto en materia de acoso laboral.