Domingo 24 de septiembre del 2017

Proyección Social / 2017-08-22 10:39:18

Síguenos en:

Manos unidas para mejorar la calidad de vida de las infancias y juventudes

La Red Iberoamericana de Infancias y Juventudes se reúne anualmente y, dependiendo de las particularidades del territorio anfitrión, plantea temáticas de agenda académica.

Fotos: cortesía

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

La Universidad de Manizales, hizo presencia en Honduras (Tegucigalpa), para participar en la VII Escuela Internacional de Posgrados, cuyo foco giró en torno a las “infancias y juventudes latinoamericanas y caribeñas: violencias, estigmas, migraciones y resistencias”. El espacio, contó con la participación del programa posdoctoral en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, adscrito al Centro de Estudios Avanzados en Niñez y Juventud (Cinde) en alianza con la UManizales.

 

Los temas de la agenda académica del Congreso, estuvieron acordes a las condiciones del contexto, dado que Tegucigalpa afronta actualmente problemáticas relacionadas con los colectivos juveniles involucrados en la lógica del narcotráfico y la delincuencia común, que han hecho del País un espacio de miedo y estigma social.

 

Los encuentros de la Escuela de Posgrados, en este caso su versión VII, han permitido intercambiar experiencias y generar nuevos saberes. La propuesta  nació de la Red Iberoamericana de Posgrados en Infancia y Juventud, cuya coordinación está a cargo de la Universidad de Manizales y el Cinde, en la que se busca construir y fortalecer lazos de cooperación internacional que trabajen en pro de los niños y jóvenes latinoamericanos.  

 

Según Jorge Iván Jurado Salgado, vicerrector de la Universidad, la Red es una organización de académicos interesados en estos temas específicos, a la que se han adherido entidades como el Consejo Latinoamericana de Ciencias Sociales (Clacso), Facultades Latinoamericanas de Ciencias Sociales (Flacso), las universidades de Buenos Aires, Nacional de Lanús, Católica de Sao Paulo, de Ecuador, de Perú, entre otras.

 

Por su parte, Sara Victoria Alvarado Salgado, directora del Cinde y coordinadora del Proyecto, indicó que “lo más bonito de la experiencia es la cooperación, poder entender la importancia de construir unidos, sin enfocarnos en el protagonismo, sino en el trabajo conjunto”.

 

Todo lo anterior, permite consolidar prácticas de internacionalización: “es importante entender que la internacionalización no es sólo viajar a otros países y participar de conferencias, sino producir conocimiento que se somete a discusión con otros territorios”, complementó Alvarado Salgado.

Cada encuentro, nos nutre y cohesiona  en torno a la niñez y la juventud, al mismo tiempo que invitamos a más personas para que se involucren en el proceso”: Jorge Iván Jurado Salgado.

 

La Red cuenta con la participación de 104 investigadores de 14 países, quienes enriquecen las dinámicas de trabajo conjunto y que son coordinados desde el Centro. También existen otras iniciativas que fortalecen estos encuentros, como el hecho de propiciar el diálogo desde tres frentes: los actores sociales, los constructores de política pública y los académicos, con el fin de buscar aportes colectivos que mejoren la calidad de vida de los niños y jóvenes. En ese sentido, se abrió una convocatoria para participar con ponencias dentro de la VII Escuela de Posgrados. En total se postularon 228, de las cuales fueron elegidas 55, teniendo en cuenta la diversidad de género y territorios, además de que estuvieran presentes los tres frentes mencionados. 

 

María Piedad Marín Gutiérrez, directora de Docencia de la Universidad de Manizales, indicó que en el espacio se socializó la creación de una especialización virtual de carácter internacional en infancias y juventudes, proyecto que surgió de Clacso. “Lo que se pretende es consolidar un ciclo de formación para personas del Continente, el cual parte de la especialización, avanza hacia las maestrías en ciencias sociales, niñez y juventud  y finaliza en el Doctorado y el Posdoctorado”. El soporte jurídico para la estructuración del Programa, estaría a cargo de la UManizales, puesto que la Institución, al trabajar directamente con este campo del conocimiento, se convierte en la líder del proceso.   

 

Los encuentros de la Red Iberoamericana se consolidan anualmente. Por esta razón, la Alma Máter se prepara constantemente para enriquecer estos espacios que posibilitan no solo la consolidación de comunidades académicas, sino también la generación de conocimiento válido y contextualizado.