Viernes 20 de octubre del 2017

Investigación / 2017-08-04 17:08:44

Síguenos en:

Lenguajes ocultos en el cine

 

Las memorias del Congreso se encuentran recopiladas en el libro: Literatura y Arte en el Cine español y portugués, que se encuentra en el link: http://www.cebusal.es/download/libro-cihalcep-web-ok.pdf

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

Carlos Fernando Alvarado Duque, profesor del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad, participó con su ponencia sobre la alegoría y el símbolo como recursos narrativos en el cine barroco y moderno en el IV Congreso Internacional de Historia, Literatura y Arte en el Cine Español y Portugués.

El evento se realizó en la Universidad de Salamanca, España, los días 28, 29 y 30 de junio de este año.

 

Umedia entrevistó al Profesor y lo siguiente fue lo que nos contó de su ponencia:

 

¿Cuáles son los orígenes de la Ponencia?

Se deriva de un proyecto de investigación que estoy desarrollando en la Universidad, yo participé en una convocatoria interna para investigación que se realizó hace un año y medio, entonces salí favorecido e hice la investigación y de ahí surgió la ponencia que llevé a Salamanca. 

Mi motivación fue estudiar las figuras retóricas en el cine que básicamente es mirar cómo en el séptimo arte se pueden utilizar otros recursos expresivos diferentes al lenguaje descriptivo, es lo que se llama figuras literarias pero que tiene un término más grande en la retórica. Entre ellas hay muchas, yo estaba estudiando en particular dos, que son la alegoría y el símbolo, que tienen unas características únicas. El interés es mirar cómo la alegoría que generalmente es una manera de ejemplificar ideas abstractas en concreto, se podrían estudiar en el cine. Se encuentran escenas, imágenes, incluso una película completa que cuenta alguna cosa en particular pero está contando en segundo plano otra idea, otra escena, otra imagen, eso es lo que se le llamaría alegoría.

La Ponencia está enfocada a cómo caracterizar la figura dentro del mundo del cine y estudiarla en un periodo puntual que era el Barroco, sin embargo, para el Congreso que se trataba de historia, arte y literatura en el cine, con énfasis particular en el cine en español y en el cine en portugués; lo que yo hice fue analizar cómo funciona la alegoría en dos películas contemporáneas que son: Ciudad de Dios, película brasilera y Balada Triste de Trompeta, española.

¿Qué conclusiones logró derivar del estudio realizado?

Primero, la alegoría es un recurso que enriquece el discurso del cine, mientras se tenga la posibilidad de utilizar estrategias alegóricas se podrá potenciar la película mucha más. Porque en un sólo momento concentrado se pueden decir muchas cosas y no solamente lo que se ve, lo descriptivo, sino que se pueden cargar capas de significado a las películas. Es un recurso que nutre mucho mejor el discurso, que le muestra al cine la capacidad de ser arte. Es muy importante porque quien trabaja con recursos retóricos está explorando creativamente.

¿Por qué es importante este tipo de conocimiento?

Pienso que la riqueza de un fenómeno es poder mirarlo desde distintos lugares y el tema retórico en el cine se ha estudiado pero todavía queda mucho por hacer. Yo creo que se puede ampliar otro ángulo de análisis y a partir de esto, un espectador al que le interese el cine cuando estudie estas investigaciones o vaya a ver una película, pueda verla de una manera diferente, uno esperaría que enriqueciera al mundo académico y a los lectores para que puedan ver al cine con unos ojos que les permita encontrar todo lo que ofrece y trascender del lenguaje básico al que todos estamos acostumbrados.

¿Cuál es el consejo para aquellos que quieren tener una mayor comprensión del séptimo arte?

Yo diría que hay que leer mucho sobre cine y ver mucho cine, porque si uno está interesado en investigar tema hay que empezar a verlo desde distintos lugares: geografías, épocas, entre otros. Se recomienda no solo ver cine de Hollywood y cine contemporáneo, sino empezar también a leer; el mundo del cine en los últimos 30 años ha engrosado sus modos de análisis y cada vez es más amplio el espectro de estudio; esas serían las pistas: leer mucho ensayo y teoría académica sobre cine y ver cine de distintas geografías y épocas.  

La participación de los profesores en este tipo de eventos, además de fortalecer los procesos de diseminación del conocimiento creado a partir de las investigaciones, promueve una mayor interacción con comunidades académicas internacionales a partir de la cual se proyecta la Institución en otros escenarios.