Martes 28 de Marzo del 2017

Proyección Social

Síguenos en:

Un nuevo pacto de convivencia

En el Evento se planteó la necesidad de entender que el Código no es para el personal de la Policía, sino para todos los ciudadanos, y que más que correctivo, intenta promover una sana convivencia.

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

 

Pasados 45 años de la creación del anterior código de policía, empezó a regir el pasado 30 de enero el Nuevo Código de Policía y Convivencia. A propósito de las controversias, el desconocimiento y la necesidad de dar claridades sobre las implicaciones civiles, sociales y ciudadanas que trae consigo este nuevo precepto, se realizó ayer en la Universidad de Manizales un conversatorio sobre el tema.

 

El Evento “es una invitación a que hagamos un despliegue sobre por qué el nuevo código puede ser el pretexto para construir la Colombia que soñamos, una Colombia en la que todos quepamos, una Colombia en la que no necesitemos usar la fuerza para resolver nuestros conflictos”, afirmó Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector de la Institución, en la instalación del Conversatorio.

 

En la jornada se contó con tres ponencias: la primera, de Pablo Antonio Criollo Rey, coronel de la Policía, quien abordó las generalidades, estructura y cambios en el Código de Policía. La segunda fue orientada por Adolfo León Ramírez Bustamante, oficial (r) y abogado, quien socializó los antecedentes. Finalmente, la intervención de Camilo Vallejo Giraldo, gerente de la Corporación Cívica de Caldas, abogado, y docente del pregrado de Comunicación Social y Periodismo de la UManizales, quien realizó un análisis desde la perspectiva de la cultura ciudadana y la civilidad.

 

El Evento contó con más de trescientos asistentes, entre personal de la Policía, estudiantes y sociedad civil.

 

La necesidad de centrarse en la sana interpretación que se haga del Código, con el fin de evitar excesos, y de que pueda constituirse realmente en un dispositivo que genere nuevos sentidos de ciudadanía, de convivencia y de cooperación, fue uno de los balances del Conversatorio.