Domingo 24 de septiembre del 2017

Docencia / 2016-10-14 11:50:34

Síguenos en:

Abogado y Literato creador de sus propias historias

Francisco De la Hoz Rodríguez nació en España en 1976, lleva siete meses en  Manizales y está vinculado al Programa Espejo de la Universidad.

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

 

El doctor español Francisco de la Hoz Rodríguez llegó el 16 de febrero a la ciudad, a formar parte de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Manizales, se siente muy integrado con la Universidad. De la Hoz es escritor, doctor en derecho y en ciencias políticas y actualmente es docente de Derecho Internacional Público y está desarrollando el Programa Espejo, Estrategia institucional orientada a potenciar la internacionalización del currículo, a partir de la cual, algunos docentes invitados del extranjero reemplazan durante un periodo de tiempo a un profesor colombiano, orientando parte de su asignatura.

El profesor ha escrito dos novelas, Dudas Razonables (o por qué lo llaman “atracción sexual” cuando quieren decir “dependencia afectiva”) esta narra la vida sentimental de un adolescente y sus tendencias obsesivas; también el libro Justicia Universal que trata principalmente de la vida de un académico quien es docente, la vida sentimental y las dependencias afectivas del prestigioso profesor.

 

¿Cómo inicia su carrera de profesor?

Inicié el doctorado en Derecho muy titubeante, seguí creciendo y avanzando. Fue de gran ayuda mi director de tesis, Santiago Carretero, y a partir de ahí fui desarrollando una serie de habilidades de escritura, de docencia e investigación. Me comenzó a gustar dar clases, y a mi modo de ver, también le gustaba a los estudiantes, aunque uno nunca puede ser totalmente objetivo sobre sí mismo.

 

¿Qué lo lleva a interesarse por la literatura?

Me considero un buen lector pero me gusta más escribir, aunque es imprescindible el leer porque si tú no lees no sabes nada.

 

¿Qué razón o motivo lo impulsó a escribir sus libros?

Fue un momento puntual de mi vida, aproximadamente hace dos años después de un mal momento, la escritura se convierte en una salida de desahogo, siempre tenía mucha ambición de vender guiones de cine, que aunque ahora no me importan, tampoco los descarto; pienso que sucede en un momento de autorrealización en donde sacaba los demonios de mí.

 

¿Cómo relaciona la literatura con el derecho?

En la creatividad que necesita un jurista, que muchas veces ve la norma y tiene que sacar sus propias conclusiones. A partir de una realidad generas tu propia historia.

 

¿Qué tanto influyeron sus estudios en la obra que acaba de escribir?

Mis estudios influyeron más en Justicia Universal, está muy inspirada en las circunstancias de una universidad y elementos que verdaderamente suceden; en cuanto a Dudas Razonables refleja una situación un poco más tangencial. El hecho de haber comenzado a redactar investigaciones y artículos me proporcionó una mayor facilidad de escritura.

 

¿Cree que los libros que escribió son un reflejo de su vida?

Absolutamente, todos los personajes de estas novelas son personajes de mi vida real,  muchas personas que estuvieron muy cercanas aparecen en la obra, tanto en Dudas Razonables como en Justicia Universal (gente de la universidad), aunque soy el personaje, un yo mitificado.

 

¿Tiene proyectos para nuevas obras?

Ahora mi principal objetivo es terminar la segunda tesis doctoral, también tengo una serie de proyectos relacionados con obras cortas que estoy planeando plasmar pronto sobre el papel.