Martes 19 de septiembre del 2017

Investigación / 2016-09-23 17:07:04

Síguenos en:

Hallazgos y propuestas sobre el emprendimiento en Manizales

El libro fue presentado en un acto especial de lanzamiento. De izquierda a derecha, sus autores: Claudia Milena Álvarez Giraldo, Gregorio Calderón Hernández y Julia Clemencia Naranjo Valencia.

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

 

Tres investigadores de dos universidades de la ciudad presentaron el libro Emprendimiento y desarrollo: análisis de una realidad. El caso de Manizales. Esta publicación, realizada por Gregorio Calderón Hernández y Claudia Milena Álvarez Giraldo, de la Universidad de Manizales, y Julia Clemencia Naranjo Valencia, de la Universidad Nacional sede Manizales, es producto de una investigación de los grupos Administración y Gerencia del Talento Humano de la UManizales y Cultura Organizacional y Gestión Humana de la UNal, a partir de los resultados de la Medición GEM (Global Entrepreneurship Monitor).

El Estudio considera que la política pública nacional sobre emprendimiento ha permeado el entorno regional, hay legislación que favorece a los nuevos empresarios e intencionalidad de promover el emprendimiento a través de programas gubernamentales, con formación, asesoría y acompañamiento. Manizales se percibe como una de las ciudades donde es más fácil hacer negocios; la Ciudad mejoró en los procesos de apertura de empresas, y abolió o simplificó ciertos trámites.

Según los expertos, los aspectos que más facilitan el emprendimiento en la ciudad son: la infraestructura física, las políticas y programas gubernamentales y la infraestructura comercial y profesional. Se valoran los esfuerzos que se vienen haciendo en emprendimiento y el desarrollo de talento en la ciudad, a través de iniciativas como Manizales Mas, Manizales 100% emprendedora y el ecosistema de emprendimiento de Manizales, entre otros. La actividad emprendedora se caracteriza por un aumento en la creación de nuevas empresas por oportunidad y mejores condiciones para la continuidad empresarial, aunque con un bajo nivel de ingresos reportados.

Hay mayor optimismo de los jóvenes que el resto de la población frente al ecosistema emprendedor en la ciudad; estos tienen una mejor percepción de conocimientos y habilidades para la creación de empresas, consideran favorable el estatus de los empresarios, tienen la creación de empresas como elección de carrera, piensan que existe una buena cobertura de los medios de comunicación en temas de emprendimiento y presentan un menor temor al fracaso empresarial; sin embargo, son pesimistas frente a la percepción de oportunidades y al potencial emprendedor de la Región. No obstante, según la publicación, resulta crítico que el tipo de empresas que se están creando, al igual que en los emprendimientos de adultos, reporta una baja tasa de uso de tecnología de punta, así como la relativa poca innovación e intención exportadora en los nuevos negocios. Aún así, se reconocen los esfuerzos del gobierno nacional y local, los diversos programas públicos y privados que en los últimos años se han impulsado en la Región, que han llevado al mejoramiento de las condiciones para que haya una nueva actividad empresarial en Manizales, actividad emprendedora que surge en la actualidad con una orientación más por oportunidad que por necesidad, y con una tendencia a la continuidad.

Los resultados de investigación señalan que, si bien las universidades están jugando un papel representativo en el desarrollo del ecosistema emprendedor, es necesario que a través de estas se generen mayores posibilidades de estudio del fenómeno, pues no hay mucha evidencia sobre estudios o resultados de investigación en el campo de la administración y afines que se estén realizando en la Ciudad. Se identifican necesidades de investigación en torno al emprendimiento sobre aspectos como: actitudes y motivaciones de los jóvenes, adultos y mujeres; necesidades reales en términos de financiamiento; información y formación a emprendedores, en especial la población juvenil y femenina; estudios en temas de asesoría y soporte empresarial; perdurabilidad y productividad de las empresas creadas por los emprendedores; investigar desde la perspectiva de género el ecosistema del emprendimiento y el efecto que tiene la actividad emprendedora en la relación vida – trabajo de las nuevas empresarias; emprendimiento y sus condiciones para la innovación y la exportación.

Paula Andrea Toro Santana, subdirectora de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Dirección de Desarrollo Empresarial del Departamento Nacional de Planeación, quien presentó el libro en su acto especial de lanzamiento, destacó la rigurosidad técnica en el tratamiento de la información. “Fueron consultadas y analizadas muchas fuentes, hubo un equilibrio muy interesante, con análisis estadísticos, encuestas y expertos”, dijo la funcionaria, quien agregó que “también tiene que ver con cómo reconstruimos la historia de la Ciudad, una historia que va mucho más allá del propio Manizales Más, que se construye unos 15 años atrás; creo que este es el primer gran compendio, la primera gran historia que estamos contando y que queda escrita para que la podamos leer nosotros y seguramente muchos otros manizaleños y caldenses, inclusive el propio país.”

 

Hallazgos

Según Toro Santana, esta investigación deja ver aspectos muy interesantes, sobre todo en lo que se logra dimensionar frente a los cambios que ha tenido el ecosistema emprendedor en Manizales, no solo por sus logros, sino por los cambios culturales, que, a su juicio, son muy difíciles de percibir. También, porque a lo largo de los años este compromiso hoy se materializa en una publicación como esta, se ven los resultados, que este programa se mantiene en el tiempo, conserva la participación público-privada, y el financiamiento creció año a año, en pocas palabras, dejó de ser un programa de alguien para convertirse en una apuesta de una ciudad.

“Este libro le dice a Manizales que aunque hay cosas muy buenas, persisten los retos, para tener mejores instrumentos públicos en la Ciudad y el Departamento, que permitan superar las brechas y dificultades que tienen para innovar y emprender empresarios y emprendedores, que tienen que ver con el financiamiento, el acceso a capital, crédito, más allá de las capacitaciones y los entrenamientos, apoyarlos para encontrar nuevos mercados; es un libro que deja ver lo bueno con mucha objetividad, y los retos que persisten en el ecosistema de emprendimiento local”, puntualizó.

Para Julia Naranjo, una de las investigadoras, el principal hallazgo de este estudio tiene que ver con la dimensión cultural. “En la primera fase lo que encontrábamos, sobre todo desde la parte de los emprendedores, era muy poca aceptación de su rol de emprendedor en la sociedad. Las familias, cuando inician una idea, los apoyan, pero cuando empiezan las dificultades les aconsejan buscar trabajo. Y vemos después de los dos años de corte del Estudio, cómo empieza a haber un reconocimiento del rol del emprendedor, la dimensión cultural coge fuerza en todo el ecosistema del emprendimiento en la Ciudad.”

A lo que Claudia Álvarez, su colega, agrega: “la disposición de relaciones que tiene la Ciudad, y que es lo que ha hecho que el crecimiento se esté dando como se está dando; realmente hay una percepción compartida, no solo de las instituciones sino de los emprendedores; todos coinciden en esto y eso es parte del efecto cultural que se está creando en Manizales, esta es una evidencia muy interesante y supremamente importante para la Ciudad.”

Por su parte, Gregorio Calderón afirma que “hay una cosa muy importante y es el valor que tiene el emprendimiento dinámico, el emprendimiento innovador, que va mucho más allá del emprendimiento por necesidad. El emprendimiento dinámico genera empleo, crecimiento, desarrollo, y eso se demuestra aquí con lo que encontramos en Manizales.”

 

Propuestas

Bajo la premisa de generar conocimiento con pertinencia social, esta investigación liderada por la Universidad de Manizales, a partir del análisis del sistema de emprendimiento en la Ciudad, hace una serie de consideraciones a manera de propuestas, como: mayor articulación y disposición de servicios orientados a las necesidades concretas de los emprendedores y de la Región, con un acompañamiento más visible, alianzas entre empresarios, emprendedores y academia, de tal modo que se permita desarrollar una visión y alineación del ecosistema de emprendimiento local.

Frente al emprendimiento como tal, los expertos recomiendan fomentar la innovación desde la creación del producto o servicio, una mayor orientación de las nuevas empresas a buscar oportunidades de mercado y mayor visibilidad de los resultados de las empresas exitosas, asistencia a ferias nacionales e internacionales, no solo para dar a conocer las empresas sino para identificar oportunidades y necesidades de desarrollo que los emprendedores puedan solucionar a través de sus emprendimientos. También se plantea la necesidad de incentivar la creación de empresas haciendo uso de los resultados de investigación que las universidades y centros han hecho, llevar la ciencia y la tecnología a aplicaciones y aplicabilidad para desarrollar nuevo conocimiento, aprovechamiento de la diáspora colombiana y en particular la caldense, y mayor soporte y aprovechamiento del capital intelectual que tiene la Región.

Desde el aspecto financiero se propone el fomento de fondos de inversión como Ángeles Inversionistas, privilegios o líneas específicas de financiación para emprendimientos y acceso a capital semilla, creación de un fondo o corporación regional para apoyar el emprendimiento, inversión del gobierno local en programas de largo plazo, aprovechamiento y gestión de recursos de regalías para apoyar los emprendimientos de la Ciudad, incentivar económicamente a los emprendedores a través de créditos, concursos, convocatorias y demás iniciativas que les permita disponer de mayor financiamiento para sus empresas.

En cuanto a la formación, se plantea la posibilidad de iniciar una educación temprana desde los colegios, generar iniciativas de desarrollo y fortalecimiento de las competencias emprendedoras en los potenciales neo-empresarios, facilitar procesos de aprendizaje a través de dinámicas como padrinazgo e interacción entre emprendedores de diferentes ciudades, y formación a través de mentores que sean capaces de canalizar las ideas de emprendimiento y que ayuden a convertirlas en ideas de negocio.

Desde la política pública, una mayor visibilización, sincronización y articulación de todos los actores entorno al objetivo común (desarrollo del emprendimiento en la Región), la promoción del emprendimiento de alto impacto, y mejorar la infraestructura de la Ciudad para hacer más competitiva la Región y facilitar el desarrollo de nuevas empresas.