Martes 19 de septiembre del 2017

Estudiantes / 2016-09-12 16:28:27

Síguenos en:

Estudiar medicina es su pasión, y más si es para ayudar

A Néstor Pinto García, estudiante de tercer semestre de Medicina de la Universidad de Manizales, le gustaría inicialmente

especializarse en cirugía general. Luego, pensará en otro tipo de especialidades.

 

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

A Néstor Pinto García le gusta la medicina. Tanto así, que a sus 18 años de edad, ya cursa tercer semestre de este programa en la Universidad de Manizales. Sus intereses no solo giran en torno a ser profesional y ganar dinero, sino también a ayudar a las personas. “A veces me preocupo más por el otro, por saber qué necesita una persona, que por mi propio bienestar”, expresa Néstor con una sonrisa tímida. 

En lo académico, ha entendido que la formación no solo es un proceso que se vive en el aula de clase. Piensa que por fuera de ella hay mucho qué conocer, y es precisamente ese sentir lo que lo ha incitado a involucrarse en otro tipo de procesos. Por ejemplo, actualmente es el director nacional de Cpem-Scome de la Ascemcol. Cuando se le pregunta qué significa eso en español, de nuevo se ríe. “Es un poco largo el cargo si se lo digo completo.”

Sin embargo, comienza a deletrearlo: yo soy el director nacional científico y académico del Comité Permanente de Educación Médica -Standing Committee of Medical Education- de la Asociación de Sociedades Científicas de Estudiantes de Medicina de Colombia.

Pero el nombre es lo de menos. Lo importante aquí son sus funciones, que consisten en promover todas las actividades médicas relacionadas con aspectos científicos y académicos en el ámbito nacional.

 

La Universidad de Manizales apoya todo tipo de prácticas

que permitan contribuir con el desarrollo de las comunidades.

Foto: Cortesía Néstor Pinto.

 

El logro de este proyecto, lo ha conseguido gracias a que hace parte a la Asociación Científica de Estudiantes de Medicina de la Universidad de Manizales, Acemed UM. Desde esta organización, ha participado en diferentes tipos de brigadas sociales enfocadas en comunidades que requieren atención en salud pública y domiciliaria. Así mismo, promueven campañas relacionadas con la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.

Néstor es una persona crítica frente a situaciones de la vida. Considera que el sistema de salud colombiano tiene dos problemas fundamentales. Uno de ellos, es el poco tiempo para atender a una persona. “Si usted está con un paciente que tiene una cefalea, hay que revisar varios sistemas del cuerpo, lo cual no es posible en 15 minutos, y es ahí donde se diagnostica mal y se incurre en negligencia médica.”

Por otro lado, aclara el joven, “la persona que tiene plata, muy bien, pero alguien que no cuente con el recurso le cuesta mucho acceder a la salud, a un tratamiento o a un examen.

En cuanto a lo personal, Néstor disfruta del voleibol y el judo. Son deportes que practica en sus pocos ratos libres, pues la medicina implica un esfuerzo grande. Hijo de Flor Alba García Zamora y Néstor Pinto, se siente satisfecho de los aprendizajes que le han brindado sus padres. No obstante, considera que de su madre ha podido extraer e incorporar mayores cualidades. “Mi madre es médica, policía, especialista en gerencia de salud y administradora de empresas, y solo tiene 40 años.

A su padre lo ama, pero en su infancia no tuvo mucha interacción con él, ya que era coronel de la policía y contaba con muy poco tiempo para compartir.

Néstor se describe como un ser directo y alegre, cualidades que admira de su personalidad. También algunos aspectos lo incomodan, como la imprudencia que maneja en ciertas situaciones de la vida o la ingenuidad que a veces no le permite identificar engaños o abusos de las personas.

No tiene muchas anécdotas qué contar. De las que más recuerda, cita solo una. “De niño, fui muy independiente, y siempre me encargué de mis tareas en la escuela y el colegio. Estudiaba en la tarde, y en las mañanas permanecía solo en la casa. Cuando llegaba del colegio en la noche, compartía con mis padres muy poco, y me acostaba a dormir. Eso me hizo un ser responsable.

Con la mirada puesta en el horizonte, Néstor parece que recuerda otras historias, pero decide guardar silencio. Con seguridad siente que no es el momento oportuno para  expresar esas otras situaciones anecdóticas del pasado.