Martes 19 de septiembre del 2017

Estudiantes / 2016-06-15 14:13:21

Síguenos en:

Aprendiendo con el sexto y séptimo arte: contaduría

Las finanzas y los números también se encuentran en grandes obras.

Imágenes: tomadas de Google.

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

Medir la realidad económica de una organización, tomar decisiones cuantitativas e interpretar los números, son algunas de las funciones con las que deben cumplir los contadores. Pero para tomar un descanso de las finanzas, costos e impuestos, Umedia indagó con Édgar Gracia López, doctor en Ciencias Contables, cuáles son las películas y libros que debería ver un estudiante de contaduría, y estos son los recomendados:

 

“Capitalismo: una historia de amor”, de Michael Moore. Este documental muestra cómo la crisis económica mundial parte de las grandes corporaciones norteamericanas, y hace un escaneo del llamado “sueño americano”, en el que los ahorros, propiedades y empleados se pierden. Moore plantea una pregunta: “¿cuál es el precio que paga Estados Unidos por su amor al capitalismo?”

 

 

 

 

 

 

“Inside job”, de Charles Ferguson. Estrenado en el año 2010, fue el ganador del Premio Oscar a Mejor documental en 2011; trae a contexto la crisis mundial del 2008, en el que el sector financiero presionaba al sector político, con el fin de evitar las regulaciones; además, se basaron en el término “puerta giratoria” para explicar las ambigüedades del sector público y privado.

 

 

 

 

 

 

 

“El mercader de Venecia”, de William Shakespeare. Esta obra literaria también cuenta con una producción audiovisual, que fue estrenada en 2004 bajo la dirección de Michael Radford. Shakespeare cuenta la historia de Basanio, un judío deseoso de casarse con una rica heredera, pero este no tiene plata, así que la historia comienza con una deuda de 3.000 ducados.

 

 

 

 

 

 

“El jugador”, de Fiódor Dostoievski. Es una novela de 1867, en la que se habla sobre la adicción al juego de la ruleta rusa; además, para el protagonista, esta es la única manera de sobrevivir, apostando. Desde los argumentos, el perfil de Alekséi Ivánovich (protagonista), es el reflejo de muchos rusos que viven en el extranjero.