Derribando mitos

Your Logo

A través de su página Psicólogo en Línea Manizales, Natalia ha alcanzado un tráfico de 5.000 usuarios de diferentes países, demostrando que a través de la virtualidad también se puede impactar vidas. Cortesía

Observatorio de Graduados      

Natalia Sánchez Guapacha es una psicóloga de 27 años, que con su trayectoria profesional ha demostrado que se puede ejercer esta carrera desde todos sus ámbitos, sin encasillarse en alguna de las áreas específicas de su actuar disciplinar.

Actualmente, es la profesional de selección de la empresa Esfera Temporales, en la que además se encarga de todo lo relacionado con bienestar y gestión humana. También ejerce la psicología clínica en la Fundación Nissi y es docente en Formarte, labor que combina con orientación profesional a los estudiantes. “La formación es en todos los campos de la psicología, y para mí, uno lleva al otro”, señala.

A través de su página de Facebook Psicólogo en Línea Manizales, Natalia ofrece asesorías primordiales y atiende consultas psicológicas de manera gratuita, a pacientes de países como México, Chile, Argentina, Estados Unidos, España y Colombia, por lo que su intención es crear una red mundial de psicólogos.

Esta surge con el propósito de desmitificar la idea de que ir al psicólogo es estar loco, y para aprovechar las ventajas que ofrece la virtualidad en términos de tiempo y espacio.

“Las personas siempre dicen que los psicólogos son para los locos; ahora todo el mundo navega en internet, y eso se les convierte en un patrón de conducta, una necesidad básica. Un psicólogo necesita saber sobre esto, tiene que controlar, orientar. Si existe en la vida real, debe existir en la virtualidad”, afirma Sánchez Guapacha, quien agrega: “los consultantes que tengo no creían en los psicólogos, nunca habían estado en consulta, pero aquí se aborda una dinámica, un estilo distinto, la comunicación fluye. La idea no es tener muchos, sino que se lleven algo de psicólogo en línea que les sirva para la vida, y que lo repliquen”.

Desde sus múltiples facetas, como terapeuta, docente y emprendedora, Natalia asegura que ser psicóloga de la Universidad de Manizales le cambió la vida. “Más allá de un conocimiento técnico, la Universidad nos acercó a varios escenarios de la vida real, laboral, y eso para mí fue fundamental. La formación que recibí, el acompañamiento, fue lo que me hizo ser lo que soy hoy en día. Uno a veces trata de irse por caminos que no son, pero la Institución me orientó, me formó, me dio pautas y reglas, eso le ayuda a uno a ser buen profesional e impactar la vida de otros”, puntualizó.