La música también es formadora

Your Logo

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

 

La música tiene el don de acercar a las personas y ampliar su mundo de relaciones. El niño que vive en contacto con ella aprende a convivir de mejor manera con otros niños, logrando así establecer una comunicación más armoniosa y cercana, por ello, en su educación es importante introducir el amor a la música ya que contribuye con su desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz. 

Tu Foto

Para la UManizales el cultivo de las artes también hace parte de su propuesta formativa, prueba de ello es la conformación del coro infantil que nace como un sueño de Catalina Buitrago Ocampo, instructora del semillero de cantantes de técnica vocal del coro infantil y del coro de estudiantes de la universidad, “Hago esta propuesta a la Institución porque he trabajado con niños y es muy valioso lo que ellos aportan, se adaptan fácilmente a estos procesos y hay una motivación constante por aprender”, expresó Catalina.

Tu Foto

La jornada para estos pequeños inicia cada semana con un saludo a todos sus compañeros representado en un abrazo, siguen con calentamiento, estiramiento, ejercicios de vocalización y por último hay un minuto de juego entre cada canción que los dispone para continuar con la jornada. 

Este grupo, conformado por los hijos y familiares de los empleados de la Universidad entre los 4 y 12 años, viene a este espacio todos los jueves de 4 a 6 de la tarde, no sólo a cantar sino a interactuar con otros niños, a compartir y sobre todo, a divertirse porque todo está mediado por la lúdica.

 

Para Buitrago Ocampo uno de los principales objetivos del coro es darlo a conocer internamente, “lo más importante es que todas las personas en la institución se den cuenta del trabajo que hacemos, que puedan llevar a sus hijos porque es un espacio confiable en donde aprenden y socializan”, afirmó. 

 

Tu Foto

Dentro de la formación musical se incluyen aspectos relacionados con la expresión corporal y escénica: cómo se paran, cómo se mueven, el sonreír y conciencia sobre el mensaje que quieren llevar con cada canción que interpretan.

La experiencia ha sido gratificante para la instructora quien afirma que hay una gran receptividad de las actividades que prepara para los niños: “He estado gratamente sorprendida sobre todo con los más pequeños que han arrasado, llegan con todo aprendido, disfrutan muchísimo de este espacio; algunos incluso durante la semana están preguntándoles a los papás cuándo es el día que vienen al coro”.

 

Un sueño en grande es que el coro pueda participar en festivales locales, regionales y nacionales. Este nuevo proyecto les ha permitido a 14 niños recibir una formación musical y humana. Los empleados de la Universidad que quieran inscribir a sus hijos o familiares en el coro, aún quedan cupos disponibles, se pueden contactar con el área de Extensión Cultural de la División Desarrollo Humano.