Discapacidad no es sinónimo de incapacidad

Your Logo

El Foro, realizado en la UManizales, fue un escenario institucional para seguir reflexionando cobre la necesidad que tiene el país de igualar las condiciones y derechos de personas en condición de discapacidad.

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo


 
“Todas las personas en situación de discapacidad tienen el mismo derecho de tener una vida completa y autónoma”, fueron las palabras de Tatiana Romero Acevedo, abogada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, y una de las invitadas al foro “Herramientas jurídicas para personas con discapacidad: el derecho a decidir”, realizado en el Auditorio Hugo Salazar García de la Universidad de Manizales.

 

El Evento, programado en el marco de la Semana Nacional de los Derechos de Personas con Discapacidad, y organizado por la Alcaldía de Manizales, Dirección Territorial de Salud de Caldas, Universidad de Manizales y Policía Nacional, se llevó a cabo el 4 de diciembre, generando un espacio para la discusión de los retos asociados al cambio de paradigma en relación con la transformación de la figura de sujeto interdicto que se aplica a algunas personas en situación de discapacidad.


Para los ponentes invitados, como sociedad colombiana, aún queda mucho camino por recorrer en términos de autonomía y reconocimiento de los derechos fundamentales de las personas en situación de discapacidad. Estos derechos incluyen temas como la libertad sexual y reproductiva, de acuerdo con Zaret Mena Ortíz, fisioterapeuta y magíster en discapacidad e inclusión social “la capacidad de decidir si una persona puede o no formar una familia, es un conflicto aún por resolver”.

 

Una de las principales conclusiones del Foro es que, varios derechos aún no cumplen con un estándar de igualdad necesario para el progreso en materia de inclusión. Es por esto que los ponentes hicieron un llamado de atención a todas las instituciones de la ciudad, para remover las normas imaginarias que prohíben la inclusión de personas en situación de discapacidad en los diversos escenarios del país.

 

“En muchas partes de Colombia, existe un letrero imaginario que niega el ingreso de personas en condición de discapacidad, y este aviso se ve a la hora de permitirles laboral a la par de las demás personas, o dejándolos a un lado como ciudadanos de segunda categoría”, afirmó Romero Acevedo.

 

“Actualmente, un sujeto interdicto es una persona que no puede entender por sí misma, a raíz de una discapacidad física que no le permita desenvolverse por sus propios medios. Bajo estas condiciones, un juez declara a un ciudadano como interdicto, con el fin que una tercera persona sirva como representante para actuaciones que trasciendan a la vida jurídica”, Jessica Paola Buitrago Arroyave, integrante del Centro de Conciliación y Consultorio Jurídico Guillermo Buriticá Restrepo de la UManizales.