Un estudiante de mucha nota

Your Logo

“No me preocupo por la nota que saque, me esmero por aprender, porque en la calle no te preguntan el promedio, allí tienes que saber”, argumenta el estudiante.

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

 

Juan Antonio Mejía Arias, se prepara para ser abogado en la Universidad de Manizales, y no sólo tiene el mejor promedio de la carrera en la actualidad, sino que es inquieto por aprender cada vez más; es precisamente por sus continuas preguntas en clase, que en primer semestre le decían Sócrates.

Este semestre, la tradicional Ceremonia de entrega de Becas por Excelencia Académica, Certificados de Excelencia y Mejores Resultados Saber Pro; se realizó en el Auditorio Hugo Salazar García. Fueron llamados uno a uno los estudiantes cuyo promedio académico está por encima de 4,5; los aplausos ya eran un hábito en el Auditorio, pero cuando llamaron a Juan Antonio, con su sorprendente promedio de 5.0, los asistentes guardaron silencio, se miraban con asombro y murmuraban, mientras el orgulloso joven subía a la tarima; después de la conmoción, un unánime aplauso fue la respuesta de estudiantes y familias.

La Beca implica para Juan Antonio, además del reconocimiento, el 70% del valor de su matrícula. Al preguntarle por su decisión de estudiar derecho, piensa en su gusto por lo rural y por los animales, pero destaca su pasión por la filosofía y las humanidades, por ello consideró que ser abogado le permitiría acercarse más a estos dos campos.

Una vez hablando con mi primo me dijo que tomara la decisión de lo que quería hacer el resto de mi vida, me preguntó: ¿quiere ponerse las botas o ponerse corbata?”, y él recuerda que quería las dos.

Por recomendación de su primo, quien ya estaba radicado en la Ciudad de las puertas abiertas, decide ingresar a la UManizales, institución que le llamaba la atención por su reconocida calidad.


Tu Foto

Quienes lo conocen lo describen como alguien disciplinado y apasionado, cuando algo le gusta lo entrega todo, sus notas son el reflejo del amor por las leyes.

 

 Reconoce que no se queda hasta tarde estudiando, su táctica está en prestar atención en clase y preguntar cuando le surge alguna duda. Frente al reconocimiento que le hace la Institución, expone que es un estímulo a la disciplina y a su preocupación por hacer las cosas bien.

De acuerdo con Guillermo Orlando Sierra Sierra, rector, “la ceremonia es un reconocimiento a la excelencia como virtud, con el que la Universidad les dice que son hombres y mujeres que hacen autocrítica, que se miran al espejo no sólo para peinarse, sino para reconocer cómo van construyendo mejor condición humana, mejor relación, mejor respeto, mayor reconocimiento del otro”.