Entre el tenis de mesa y los sueños empresariales

Your Logo

Entre tanto, compite por la Universidad de Manizales y el 22 de septiembre viajará con el resto de la delegación a Barranquilla a los Juegos Universitarios Nacionales (Ascún).

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

Los lazos familiares cumplen un papel importante cuando se trata de motivar pasiones, muchas de ellas se fortalecen cuando son compartidas. Ese es el caso de Santiago Echeverry Albarracín, estudiante de segundo semestre del programa de Contaduría Pública de la Universidad de Manizales, quien comparte con su hermano menor, la pasión por una disciplina: el tenis de mesa.

Santiago clasificó con su equipo en los pasados Juegos Zonales (Ascún) y tuvo sus primeras formaciones deportivas en el Colegio Seminario Menor de Nuestra Señora. Luego de estar un año practicando tenis de mesa, se vinculó con la Liga Caldense, de la que también hace parte su hermano y juntos recibieron medalla de bronce durante el Torneo Nacional de Tunja 2018 en la modalidad equipos.

“Yo soñaba en el podio cuando veía que mi hermano estaba en competencias. A su corta edad con solo 15 años él está en la Selección Mayores. Gracias al tenis de mesa he conocido el país y muchos de los sueños los he cumplido”, comentó Echeverry Albarracín.

 

Santiago espera que, luego de terminar su carrera universitaria, pueda formar un equipo con su hermano, aunque tienen habilidades diferentes, uno es muy hábil con la mano derecha y el otro, con la izquierda, lo que disminuye las posibilidades de formar una dupla.

 

“Elegí mi carrera casi a los 16 años. Considero que el tenis de mesa no es tan apoyado como el fútbol por lo que busqué una carrera para complementar mi futuro. Yo era el tesorero del salón y mi mayor anhelo ha sido montar una empresa, sueño que requiere de un buen contador para que pueda funcionar”, señaló el deportista quien entrena cerca de dos horas diarias. 

 
Tu Foto