Alejandro Zuluaga, en medio de las alegrías y desilusiones del fútbol

Your Logo

Alejandro Zuluaga se coronó campeón de la Copa Ciudad de Villamaría con la Universidad de Manizales en el 2019.

Dirección de Comunicaciones y Mercadeo

En el 2017, Alejandro Zuluaga Arias, estudiante de séptimo semestre del programa de Psicología de la Universidad de Manizales, debutaba como jugador profesional del Once Caldas en un compromiso en Nariño.

Dos torneos en Europa dos años antes fueron muestra de su perseverancia y disciplina. El primero de ellos en el 2008 cuando llegaron a la final en un torneo invitacional que le hicieron desde Agropoli (Italia) y el segundo en ese mismo país,  para competir con equipos de la segunda división en el 2013.

Hacer parte de la nómina del Once Caldas fue un camino de aprendizaje. A sus 7 años ingresó a Independiente Manizales. Luego a Manizales Fútbol Club, escuela con la que asistió a los torneos en Europa para, inmediatamente, hacer parte de las divisiones menores del equipo blanco. Continuó así por cuatro años. Sin embargo, el cambio de técnico hizo que Alejandro no continuara más en la profesional.

“Para entonces el equipo lo dirigía (Javier) “Torrente” pero hubo un cambio de técnico y el que llegó quiso cambiar el proceso. No nos renovaron el contrato a mí y 16 jugadores más de la plantilla, así que viajé a Medellín a Leones y estuve  mes y medio. No fue fácil mantenerme ahí porque las vacantes para jugadores de afuera estaban ocupadas. Luego viajé a Bogotá pero me pidieron plata a cambio de estar en un equipo”, contó el futbolista de 23 años.

Zuluaga Arias reconoce que la decisión se dio de improvisto para todos. Aunque él era el menor del equipo, hubo jugadores de 28 y 30 años con mucha más experiencia que no siguieron en el proceso. Mientras se daban esas desilusiones con el fútbol, terminó su bachillerato en la Escuela Normal Superior de Manizales.

Aunque por su mente rodó la idea de intentarlo de nuevo e integrarse en otro equipo, se decidió finalmente por la UManizales donde adelanta su pregrado en Psicología con una beca deportiva del 50%.

“Siempre me ha gustado el 4 y 8 para portar la camiseta. Recuerdo que cuando ascendí a la profesional me dieron el 31 y luego me lo cambiaron al 2, por eso gran parte de los partidos que tuve fueron con ese número. Ahora que juego en representación de la UManizales lo hago con los números que siempre quise”, comentó Alejandro.